Alejandra, la usuaria del Millón de Viajes

Alejandra, la usuaria del Millón de Viajes

Usuaria de la bicicleta desde la adolescencia, Alejandra Berenice Flores, realizó el pasado miércoles 14 de septiembre el viaje número 1 Millón (1’000,000) del sistema MIBICI.

Esa tarde alrededor de las 6:30 pm, Alejandra (originaria de Ocotlán, Jalisco) salía de su trabajo en la colonia Chapalita para poner rumbo a su casa en la zona Centro de Guadalajara. Minutos después, Mars (como le llaman sus amigas/os), anclaba su bici en la estación GDL-084 en la colonia Americana (Montenegro/Av. Chapultepec) esperó un minuto y liberó la misma bicicleta para continuar su traslado. Sin saberlo estaba inscribiendo su nombre en la historia simbólica del sistema público de bicicletas del estado.

Usuaria MIBICI desde el 18 de Agosto de 2016, Alejandra se muestra alegre de conocer esta sorpresiva noticia:
Voy para dos años en la ciudad y desde que llegué compré una bici para moverme a mi trabajo de aquel entonces; ahora que cambié de trabajo necesito la bici todavía más, por eso me registré en el sistema”, afirmando que la bicicleta ha estado presente en su rutina de desplazamientos desde hace algunos años.

Sumado a la mudanza y al cambio de trabajo, Mars ha vivido el reto de encontrar la mejor manera de moverse para poder completar sus actividades con eficiencia evitando quedar atrapada en horas de embotellamientos y tráfico “actualmente combino transporte público con bici pública, sobre todo por las mañanas, aunque a esas horas la gente va con más prisa y en ocasiones no me siento tan lista de poder ir a ese ritmo, aunque con el uso voy ganando más confianza y aprendiendo a trazar nuevas rutas.

Tengo la aplicación móvil y me ha servido mucho para poder ubicar las estaciones y hacer una mejor ruta entre lugares.”

Las estaciones habilitadas en la segunda fase del sistema le permiten moverse prácticamente desde la puerta de su casa a la puerta de su trabajo e incluso, le han facilitado transitar por calles que anteriormente no conocía y le presentan un camino más seguro y confortable.

“Tengo la aplicación móvil y me ha servido mucho para poder ubicar las estaciones y hacer una mejor ruta entre lugares, porque por ejemplo, en Chapalita no conocía muchos puntos de referencia más allá del Hotel Riu o la Gran Plaza y ahora puedo guiarme con más facilidad y hacer una mejor ruta entre lugares.

Además de buscar la intermodalidad como método de movilidad, Alejandra es lo que podría llamarse como ‘usuaria ejemplar’ puesto que su uso del sistema está por encima de la media general de personas inscritas: el tiempo promedio de sus desplazamientos es mayor a los 14 minutos, la mitad de sus viajes los realiza conectando dos municipios (Guadalajara/Zapopan) y su promedio de viajes por día es cercano a 1.5.

La mejora en mis tiempos de viaje es, creo, lo que más he notado desde que comencé a moverme en bici pública. Recién ingresé a mi nuevo trabajo hacía una hora hasta mi casa; tomando un camión, tomando un uber que a veces me cancelaban y estresándome igual o más que en el trabajo mismo. Soy de las personas a la que no les gusta estar presa de un semáforo, y ahora con MIBICI únicamente hago 20 o a veces 15 minutos a casa.” Alejandra se dice también aficionada de usar la bici por las noches pues le permite llegar en menos tiempo a sus compromisos e ir a un mejor ritmo.

Desea ver que cada vez sean más las personas que utilicen la bicicleta como medio de transporte y entiende que al hacer uso de ella, la construcción de una mejor conciencia vial está más próxima: “siempre trato de ser muy responsable cuando voy en bici, evito subirme a las banquetas, circular en sentidos contrarios y cedo el paso a la gente que camina. Yo misma sigo aprendiendo cada día detalles sobre cómo comportarme vialmente mejor en las calles.

Cuando el tiempo se lo permite, Alejandra se detiene en un pequeño parque en calle Montenegro, finaliza su viaje en la estación situada bajo la sombra de un árbol, se encuentra con amigos o simplemente se sienta a leer un libro y busca relajarse después de un día laboral.

Usar la bici es un buen desestresante, una buena manera de distraerte de los pendientes que todos traemos en la cabeza. A la gente que todavía no la usa le diría que se dé la oportunidad de hacerlo. No se van a arrepentir.”

Alejandra es una de las 10,600 usuarias que a día de hoy han realizado viajes en el sistema y ha sido gracias a todas y todos ellos que MIBICI logró alcanzar una de las metas más simbólicas para cualquier sistema de bicicleta pública en el mundo: el primer millón de viajes.

Cada viaje es también una oportunidad para descubrir otra manera de vivir la ciudad y permitirnos llevarte a tu destino es nuestro mayor orgullo, opinión que Alejandra complementa con una invitación:  “usar la bici es un buen desestresante, una buena manera de distraerte de los pendientes que todos traemos en la cabeza. A la gente que todavía no la usa le diría que se dé la oportunidad de hacerlo. No se van a arrepentir.